El tiempo es algo que no puede recuperarse por ello se vuelve una de las herramientas más valiosas del hombre y es de suma importancia cuidar lo que se hace o no se hace con ello. Hay trabajadores que por naturaleza son distraídos y otros que se distraen únicamente en circunstancias necesarias, sin embargo, dichas distracciones son siempre negativas y se traducen en pérdida de tiempo, menor rendimiento y menor productividad laboral. Por ello le presentamos los distractores hormiga que se presentan comúnmente en el trabajo y cómo podemos erradicarlos:

Pláticas distractoras

Encuestas recientes realizadas por la plataforma mundial Udemy & Toluna menciona que en el año 2020, el 80% de las personas reconoce que se distrae con compañeros habladores. Es claro que en la oficina o empresa siempre existe al menos un compañero platicador que le resta tiempo a los demás con pláticas irrelevantes, sin embargo hay que mantener el equilibrio entre horarios laborales y personales sin afectar el clima laboral y de comunicación.

Ruidos

El ruido en el lugar de trabajo es la segunda fuente de distracción más mencionada en las encuestas, puesto que el 70% de los resultados arrojó que el ruido en la oficina es un problema que provoca estrés y contribuye a disminuir el rendimiento de los empleados. Entre los factores que lo provocan son conversaciones de terceras personas, llamadas de teléfono, impresoras, fotocopiadoras o sonidos procedentes de los ordenadores, lo cual llega a alterar a los trabajadores y evita que se concentren en su labor.

Teléfono 

Si bien, la tecnología es de gran ayuda siempre y cuando se le dé el uso adecuado puesto que de lo contrario es un distractor muy común; recibir llamadas personales en horarios laborales, revisar constantemente redes sociales, notificaciones e incluso tener el celular a la mano puede llegar a ser un gran problema, puesto que absorbe tiempo valioso y muchas veces resultan ser adictivas si no se utilizan de manera responsable.

No tener las herramientas necesarias cerca

Otro distractor del cual muchos no se percatan es tener un espacio de trabajo desordenado y al momento de buscar alguna herramientas necesaria u algún documento no se tiene claridad del lugar donde está, lo cual conlleva a consumir tiempo y distraerse de la actividad principal e incluso distraer a otros compañeros por no tener el orden ni las herramientas a la mano, lo cual impacta directamente a la productividad.

Juntitis

Las reuniones constantes en distintas ocasiones en vez de traer consigo un beneficio, solamente absorben tiempo ya que son las famosas charlas de trabajo, pláticas sobre otros proyectos dentro de la junta, problemas de conectividad o tecnológicos y sobre todo la impuntualidad al iniciarlas o el alargamiento de tiempo de la reunión. La mejor opción será programar juntas semanalmente o mensualmente según se requiera, pero es indispensable determinar el tiempo de duración y los puntos a tratar para no dejar temas al aire.

Para evitar la pérdida de tiempo hay que identificar primeramente cuáles son las principales causantes de nuestras distracciones y enseguida analizar qué es lo que debe hacer, ya sea evitar pláticas, cerrar la oficina para no escuchar los ruidos de fuera, ordenar el escritorio para tener las herramientas de trabajo a la mano, apagar el teléfono o ponerlo en modo silencio en horas de trabajo, llegar puntual a la reunión y evitar hablar de temas que no sean de la empresa.

Si te sientes identificado o familiarizado con alguno de estos distractores hormiga y considera que están afectando directamente a su empresa y le gustaría conocer las herramientas para resolver estos temas, comuníquese con nosotros y le apoyaremos al instante.