El fraude es un acto intencional que busca asegurar a su autor o un tercero un beneficio ilegal, de acuerdo a Forbes, 8 de cada 10 empresas han sufrido algún tipo de fraude. De hecho, los fraudes más temidos son los que se hacen a través de sistemas y tarjetas de crédito, también se notan en otras áreas, entre los más comunes se encuentran:

  1. Presentación de documentos falsos.
  2. Ventas y servicios no contabilizados ni declarados en impuestos.
  3. Compra de artículos sin autorización previa.
  4. Pago de sueldos a personal inexistente o que ya no laboran en la empresa.
  5. No registrar ingresos.
  6. Robo de efectivo.
  7. Fraudes en tesorería como cancelación de facturas cobradas.
  8. Depósito a cuentas bancarias personales por ventas o servicios.
  9. Fuga intencional y/o apropiación de información y/o bienes de la empresa.
  10.  Alteración en la contabilidad.

Las consecuencias de un fraude empresarial son múltiples y van en niveles de gravedad, entre ellas se encuentran las pérdidas económicas,  daño de reputación e imágen de la compañía, desconfianza de los clientes, accionistas y de sus mismos colegas, desmoralización entre empleados y grupos de trabajo.

La prevención de evitar contratar personal con tendencias malintencionadas es la mejor herramienta para evitar fraudes y proteger a la compañía, por ello es importante manejar controles de las personas que ingresan y evaluar si existe algún factor de riesgo al respecto, o en su defecto, si ya existiera algún caso de fraude contar con los protocolos de acción.

Pero ¿Cómo prevenir los fraudes?

  1. Establecer estrategias y protocolos a seguir al momento de reclutar personal para conocer que el candidato sea de confianza.
  2. Estructurar procesos y controles internos respecto al manejo de información y finanzas.
  3. Implementar las denuncias anónimas y en base a ello comenzar investigaciones al respecto.
  4. Aplicar pruebas específicas a los empleados después de cierto tiempo de contratación para conocer su cuadro actual de intereses y valores así como de honestidad 
  5. Contar con procedimientos de investigación y medidas correctivas en caso de detectar algún tipo de fraude.
  6. Aplicar auditorías aleatorias para detectar anomalías.

En DAL Soluciones somos conscientes de los fraudes y nuestro compromiso es poder apoyarlos a prevenir o tratar esta problemática por el bienestar de la compañia,  para ello contamos con servicios de consultoria, asesoria legal, estudios socioeconomicos, psicometria, evaluaciones de honestidad y poligrafo para detectar a los candidatos o trabajadores con personalidad tendenciosa al robo y deshonestidad.

Si desea identificarlos comuniquese con nosotros y cotice nuestro servicio al instante