Después de que Mathew Killingsworth, investigador con doctorado de la Universidad de Harvard realizara diversos estudios sobre el ser humanos y la vida laboral, llegó a la conclusión que “ser feliz es la llave maestra para que las personas sean más productivas en la sociedad y alcancen el progreso individual”.

Así que en conclusión cuando una persona está feliz, tiene mayor energía y es más productiva, lo cual se refleja en una mayor rentabilidad en la organización.

Pero, ¿Cómo podemos tener felices a los empleados?.

Es cierto que el sueldo influye, pero no lo es todo. Por ello DAL Soluciones le comparte algunas recomendaciones que han tenido éxito en distintas empresas.

1.- Escuche a sus empleados

La mejor forma de saber si sus empleados están felices o no, es preguntándoles. Así se identifican posibles problemas y se resuelven antes de que sean más grandes o afecten en gran medida.

La comunicación juega un rol muy importante por lo que si sus actividades y tiempos no le permiten escuchar a cada uno de sus empleados, una alternativa es enviarles encuestas semanales donde puedan externar:

  • Las dificultades que tuvieron en la semana.
  • Lo que consume más tiempo y por ende, esfuerzo.
  • La actividad que fue más sencilla.
  • Buzón de quejas o sugerencias.

De esta manera los empleados sentirán que son tomados en cuenta y que su opinión importa, a la par de fortalecer la pertenencia laboral, se van mejorando y puliendo los procesos internos.

2.- Resuelva dudas.

Una vez que ha escuchado a sus empleados e identificado las áreas de oportunidad que hay que fortalecer, es necesario darles continuidad.

A las personas en general, les gusta ser escuchadas y apoyadas; por ello cuando un empleado da a conocer que se está estancando en una actividad en específico, lo que busca realmente es ser apoyado para lograr las metas que ya tiene establecidas.

3.- Valore a sus trabajadores y comuníquelo.

Una de las mejores prácticas para mantener a los empleados felices es valorar su trabajo y comunicarles que son una pieza fundamental para el crecimiento de la empresa.

Cada que se tenga un logro hay que darlo a conocer y agradecer por su compromiso con la organización, porque así como existen empleados tóxicos también existen empleados responsables y hay que hacerlo notar.

4.- Sea amable

¿Ha escuchado el dicho que en la manera de pedir está el dar?. Pues se ve reflejado en la actitud y el clima laboral que lo rodea, puesto que al pedir con mala actitud algún reporte, documento o realizar alguna actividad, el empleado por acto reflejo lo realizará de la misma forma en la que fue solicitado.

Por ello las palabras GRACIAS y POR FAVOR serán la mejor herramienta de trabajo para no caer en esta situación.

5.- Apoye a sus empleados en su formación.

Los empleados son el motor de toda empresa, tal vez muchos de ellos truncaron sus estudios, necesitan actualizarse o quieren estudiar una segunda carrera o maestría, pero sus actividades laborales no se lo permiten.

Como empleador puede motivar a sus trabajadores a seguir aprendiendo, tal vez tomando un curso, asistiendo a una conferencia o flexibilizando sus horarios y actividades en lo que termina su formación; con esto se puede generar un plan de carrera y motivar a los trabajadores a crecer junto con la organización. Cuando un empleado está en aprendizaje continuo se siente más útil y por tanto más agusto.

Las 5 recomendaciones mencionadas han funcionado para mantener a los empleados felices y productivos, cabe mencionar que el último punto muy pocas empresas lo hacen, por ello si quiere marcar una diferencia en los trabajadores, motívelos a la mejora continua y ayúdelos en su formación.