Ante la situación que estamos viviendo mundialmente con el COVID-19, se están presentando retos económicos, políticos y por supuesto sanitarios. 

Sin embargo, los retos demandan oportunidades y nuevas formas de realizar las actividades cotidianas, así que pese al panorama no tan favorable, los empresarios mexicanos tienen muchas oportunidades que se enlistan a continuación:

1.- Liderazgo

Es el primer reto pero también la primera oportunidad ya que deben aprender a adaptarse, el líder por su carácter de pieza clave en la organización, debe poseer los conocimientos y habilidades necesarias para emprender su rol de forma asertiva. Lo que están necesitando las empresas son líderes disruptivos.

Este tipo de liderazgo rompe con el esquema tradicional y encuentra un camino o varios distintos para llegar a los resultados deseados. 

¿Te interesa convertirte en un líder disruptivo? Estas son algunas de las habilidades imprescindibles que debes de trabajar dentro de tu organización:

  • Genera impacto: Además de ser capaz de adaptarte a cualquier situación, también debes de inspirar, impactar, influenciar e incluso movilizar a tus colaboradores. Todo esto con el fin de mejorar la situación de tu organización.
  • Saber manejar la incertidumbre: Deberás de encontrarte preparado para enfrentar cualquier tipo de situación de presión o frustración que se presente con tus colaboradores y saber sobrellevarlo de forma propositiva. 
  • Trabajar tu capacidad de análisis: El líder además debe de adaptar sus estrategias a nuevos cambios y entender exactamente lo que necesita su equipo.

2.- Tecnología

Frente a la pandemia y el confinamiento, la digitalización se ha convertido en una alternativa para reinventar los pequeños y medianos negocios. Si realmente deseas que tu empresa alcance un gran nivel de competitividad y crecimiento, es momento de hacer frente a ellas. Evalúa cuales son aquellas tecnologías que mayor beneficio aporta a tu negocio.

Incluir nuevas tecnologías, no sólo le permite a tu compañía  aprovechar las oportunidades del presente, sino también anticiparse a los cambios del futuro  y ser parte de la innovación en el mundo de los negocios.

Por supuesto, las pequeñas o medianas empresas no demandan el mismo tipo de tecnologías que podría necesitar una gran corporación; por suerte, existen recursos tecnológicos que pueden adaptarse a las necesidades y naturaleza de este tipo de negocios, a su magnitud y capacidad generando resultados positivos que sin duda les dan la oportunidad de operar como grandes.

3.- Atención al mercado

Ante la realidad de que muchas empresas quebraron y dejaron de prestar sus servicios, por lo que hay sectores desatendidos y por tanto, clientes en puerta.

Esta es una oportunidad de captar la atención de dichos clientes potenciales, para lograrlo se pueden realizar campañas específicas en momentos puntuales o cuando las necesidades del negocio lo requiera.

4.- Mejora de procesos

Distintas empresas decidieron lanzar ofertas y descuentos, dejando de lado la calidad del servicio/producto; si éste aspecto no se cuida con el tiempo hará que el cliente deje de consumir.

Como bien lo menciona Milton Hershey en su lema “Darles calidad. Es el mejor tipo de publicidad”. Es preciso notar que es una gran oportunidad para distinguirte por tu calidad y reconocimiento es decir, tu trabajo como empresa es ofrecerle al cliente un servicio de mejor calidad. Ésto generará la confianza y la satisfacción de tus nuevos clientes; asi como el reconocimiento, clave para una buena imagen de tu “Organización”.

5.- Capacitación

Para modificar o mejorar los procesos es necesario capacitar a los empleados, es un proceso clave para el desarrollo y motivación de los colaboradores que forman parte de la organización, esto con la finalidad de elevar tanto la competitividad como la productividad de la empresa.

Para lograr una capacitación exitosa, antes que nada se debe ver como una inversión y no como un gasto. Teniendo claro esto se analizan las necesidades y requerimientos de los empleados para una adecuada toma de decisiones, para ello puedes considerar como guía los siguientes pasos:

  • Observa y analiza la situación de cada área de la empresa mediante encuestas, realizando evaluaciones periódicas sobre los conocimientos y técnicas de los empleados
  • Establece los objetivos a los que se desea llegar con el proceso de capacitación por medio de las estrategias que se utilizaran, los costos, el tiempo y los resultados
  • Cuando tengas identificadas las necesidades de tu personal y hayas fijado los objetivos para mejorar la productividad de la organización, organiza qué temas se impartirán, como y cuando y no olvides ajustar el presupuesto.
  • Tendrás que estar dando seguimiento y reforzamiento durante  todo el proceso para comprobar que el plan esté dando resultados.

En DAL Soluciones podemos apoyarte capacitando a tus trabajadores en cualquiera de sus áreas de oportunidad.

Comunícate con nosotros para obtener más información.